lunes, 31 de agosto de 2009

AMAP: Movimiento por el mantenimiento de una agricultura de productor y local.

Hoy os quería contar un poco el movimiento que existe en Francia para favorecer la agricultura de pequeños productores y ecológica, es lo que se conoce como AMAP (Associations pour le maintien d'une agriculture paysanne)

Como dicen en la página de la red nacional de AMAP el principio es crear un vínculo directo entre los agricultores y los consumidores quienes se suscriben para comprar la producción de dichos agricultores a un precio equitable y pagando por adelantado.



Pero, ¿qué es una AMAP y cómo funciona?

Una AMAP nace del encuentro de un productor y un grupo de consumidores dispuestos a ponerla en marcha que establecen entre ellos un contrato por una o dos estaciones, considerando las dos estaciones como primavera/verano y otoño/invierno.


Juntos, productor y consumidores, deciden los productos a producir para la estación. La diversidad de productos es un aspecto importante a considerar ya que permite a los asociados consumir una amplia gama de productos a lo largo de la estación y limita los riesgos debidos a inclemencias del tiempo o a eventuales problemas sanitarios.

Una vez por semana, el productor pone los productos frescos disponibles, es decir, que han alcanzado el punto óptimo de madurez, a disposición de los asociados quienes constituyen su caja de verduras y hortalizas. Según explican, los consumidores asociados en AMAP dan menos importancia a la estandarización de los alimentos, colores y formas, ya que todo lo que se produce se consume, punto muy valorado por el productor que ve que no se queda la cosecha en el campo y que permite ajustar los precios.


El agricultor y su grupo de consumidores se ponen de acuerdo en las técnicas de producción a seguir, siguiendo las bases de la agricultura ecológica. Se puede decir que las AMAP luchan contra la contaminación y los riesgos de una agricultura industrial y favorece una gestión responsable y compartida de los bienes comunes.


En cuanto al precio de la caja, éste es fijado de manera justa: permite al productor cubrir los gastos y tener un salario digno al mismo tiempo que es una cantidad abordable por el consumidor.

En este sistema tanto el productor como los asociados deben comprometerse a cumplir unas reglas básicas para el buen funcionamiento de la AMAP. Además, según cuentan en esta página, a fin de que el productor no pierda tiempo y pueda dedicarse plenamente a su trabajo, un grupo de voluntarios de entre los asociados forman el comité, es decir, coordinador, tesorero, responsable de comunicación interna, etc.

¿Qué os parece? En Francia existen AMAP por todo el país, ¿créeis que este sistema funcionaría en España?

1 comentario:

eko truke dijo...

Uno de los problemas mas grandes que se detectan en los grupos de consumo es la falta de compromiso por parte de los consumidores (entiéndase no de todos)
problema que al final queda en manos del productor y esta manera seria una de las que garantiza la total comercialización del producto y garantiza que el productor pueda continuar su labor (producir)
La modalidad AMAP que yo conozco no permite que se pierda la cesta pues una vez pagada si no puedes recogerla por los motivos que fuera, se puede donar el producto a la asociación, residencia. ONG o colegio que cada cual considere, no dejando perder ni en la tierra ni en la puerta de casa ni en el súper o plaza de abastos.